CÓMO FINANCIÉ MI NEGOCIO SIN VENDER MI ALMA AL DIABLO (Y DE PASO A NINGÚN BANCO)

Vayamos al grano desde un inicio. Montar un negocio digital, por raro que parezca, no es gratis (lo sé, estoy siendo sarcástica) Y ¿por qué digo esto?

Quizás sea más rara que un piojo verde (qué también), pero aún no he encontrado a nadie que me explique de dónde sacó el dinero para poner en marcha su negocio digital. Y cuando digo nadie, es nadie.

Fíjate que hablo de negocio y no de un simple blog para explicar lo que te sale del bolo.

Te hablo de tener la pretensión de sacarle un rendimiento económico a tu blog/web, de manera que acabe siendo tu medio de vida.

Por si no lo sabes aún, la puesta en marcha de un negocio on-line en condiciones, precisa de unos mínimo, que si vas en serio, olvídate de que sean gratuitos.

Así que antes de explicarte cómo financié mi proyecto digital en su fase inicial, quiero que comprendas porqué necesité de esa inversión.

(Vaya por delante que no tengo ningún interés económico, ni percibo un solo euro de ninguna de las empresas que aquí menciono, el día que lo haga, si es que llega, te lo haré saber)

Necesidades mínimas para la puesta en marcha de tu negocio on-line:
  • La compra de un dominio:

Es el nombre que le darás a tu web, en mi caso soymarianalonso.com. Si vas en serio con tu negocio digital más vale que te metas esto en la cabeza, necesitas un dominio propio sin el tan mal sonante nombredetuweb.wordpress.com, por ponerte un ejemplo.

Lo confieso, yo lo tuve, me tentó la gratuidad y la necesidad de testear mis contenidos con mi público objetivo antes de lanzarme, pero me duró poco cuando me planteé que Mujer Orquesta al Aparato iba a dejar de ser una fuente de ingresos residual.

Aquí te dejo el link de Nominalia mi primer proveedor de dominios con un precio más que asequible, pero no gratuito.

Ponle una media de 12€/año.

  • El hosting:

Es el espacio en el que se albergará tu web. Digamos que un proveedor de hosting te da un hueco en su servidor (un súper ordenador) para que cuando las personas escriban el nombre de tu web en la barra de su navegador, ésta se les descargue.

Corren por internet proveedores de hosting gratuitos, pero normalmente las prestaciones están limitadas, sobre todo en cuanto a la velocidad de carga de la web porque sus servidores se saturan. Eso es algo determinante a la hora de evitar tasas de rebote elevadas (que la gente se vaya de tu web pasados unos segundos).

Si piensas trabajar tu web con WordPress.org (gestor de contenidos) y quieres que todo funcione sin que te dé un vahído cuando trates de solucionar algún problema técnico, busca proveedores con experiencia y con un soporte técnico dispuesto a resolver cualquier incidencia rápidamente.

Mi opción en este caso es Webempresa (antes tenía Hostalia y a pesar de que el servicio de soporte es displicente y tienen un teléfono de atención telefónica magnífico, la limitación en la carga de la web cuando ya manejas cierto contenido, es obvia).

Ponle una media de 100€/año.

  • Banco de imágenes para tu web:

Puedes optar por usar un banco de imágenes gratuito como Freepik, pero habrás de tener muy claro el tipo de licencia de uso y que probablemente debas hacer mención de la procedencia mediante un link para su uso gratuito.

A mi, personalmente, no me gustan aquellas páginas que hacen un uso estandarizado de las imágenes por muy bonitas que sean. Al final no conecto con su marca porque las veo más de lo mismo. Además tengo la sensación de que se acaban copiando en estilo unas de otras.

Creo que, si quieres dar una imagen profesional, debes hacer una pequeña inversión en esto y tomarte tu tiempo en escoger las imágenes en función de lo que quieras transmitir con ellas.

Ya no entro en si quisieses incluir imágenes propias realizadas por un profesional. Piensa entonces que la cosa podría dispararse aún más.

Hay bancos de imágenes de pago como Shutterstock o Dreamstime con una calidad más que aceptable para soporte digital.

Ponle una media de 30€. El presupuesto puede variar, y mucho, en función del número de imágenes que precises.

  • Asistencia de un programador y de un diseñador:

Métetelo en la cabeza desde ya, por muchos tutoriales que revises en youtube, por muchos trainings gratuitos a los que te apuntes para empezar a dar los primeros pasos, necesitarás el soporte de un programador/a que te ayude a agilizar la puesta en marcha de tu página.

Te darás cuenta, a medida que avances en tu proyecto, que perder el tiempo con aspectos técnicos, si no son lo tuyo, no merece la pena, pues te hacen perder demasiadas horas.

Si no eres una programadora y te vas a dedicar a vender estos servicios, no hagas lo mismo que yo hice porque lo único que conseguirás será frustrarte y hasta cogerle tiricia a tu proyecto (palabrita de honor).

A día de hoy tengo la gran suerte de contar con buenos profesionales que me ayudan y me descargan de todos aquellos aspectos técnicos que merman mi productividad.

Aquí podría darte varias referencias, pero es una decisión muy personal y siempre puedes acudir a un open market del tipo Fiverr.

Ponle una media de 200€ para la puesta en marcha. Y tiro por lo bajo.

  • Formación:

Este es otro tema importante. Al principio nos creemos unas “sabelotodo”, pero, amiga, el mundo del emprendimiento es una carrera más para la que debes prepararte. Habrá cosas que solo podrás hacer tú y conceptos que deberás integrar si pretendes que tu negocio pase al siguiente nivel.

Debes ser capaz de crear un business plan con el que marcar cuál será tu modelo de negocio (almenos una hoja de ruta), un plan de marketing y como no, aspectos técnicos que, aunque no desarrolles (por lo que te comentaba antes), si es bueno que conozcas.

Además, en los tiempos que corren, es importante que conozcas el uso de las redes sociales y como éstas pueden ayudar al posicionamiento de tu marca y servicio/producto.

Quizás sea la partida en la que más debas invertir. Yo, de hecho, sigo haciéndolo y creo que no dejaré de hacerlo.

Ponle una media de 400€/año. Pero verás que a medida que vayas avanzado en tu proyecto tu “ansia” por aprender más y mejor irá en aumento.

Cuando veas una reciprocidad entre la aplicación de nuevos procesos y la mejora de tus resultados, tu nivel de exigencia respecto a la calidad que te puedan ofrecer con sus formaciones algunos mentores y/o formadores, irá en aumento.

Esto me lleva a la siguiente conclusión:

Gastarás en formación en función de los objetivos que te plantees en cada momento. Cuanto más ambiciosos sean, más gastarás y mejor te prepararás.

  • Promoción de tu negocio:

Está bien que creas que eres la mejor en lo que haces y que por eso te vas a comer el mundo. Pero, aún siendo cierto, si no eres capaz de trasladárselo al mundo, te aseguro que pocas roscas te vas a comer.

Piensa que Internet ha puesto las cosas más fáciles en algunos aspectos, pero, a la vez, ha hecho que un gran número de personas hagan lo mismo que tú haces.

Por ello es importante, que si de verdad quieres diferenciarte de tu competencia, aprendas a posicionar tu marca.

Hoy en día el señor google y las redes sociales permiten llegar a un gran número de personas, pero para llegar a las que realmente puedan estar interesadas en ti y en lo que ofreces, has de ser capaz de encontrarlas y de que te encuentren.

Para ello deberás hacer una inversión inicial, por poca que sea.

Ponle una media de 100€, almenos en el lanzamiento. Y te vuelvo a decir lo mismo, dependerá de cómo y a quién te dirijas, que debas invertir más o menos dinero.

Es imprescindible que aprendas cuáles son las mejores estrategias para posicionarte y no dejarte los pocos ingresos que obtengas por el camino.

Existen buenas estrategias pero necesitas el tiempo suficiente para aprenderlas y empezar a aplicarlas.

Quizás debas plantearte abrir la partida de formación para aprender cuáles son las mejores técnicas para tu negocio en este sentido.

  • Aspectos legales y administrativos:

Si eres una máquina en eso de darte de alta en la Seguridad Social y en Hacienda, encontrar el epígrafe correcto a tu actividad y realizar los trimestrales que te correspondan cuando te correspondan. Mi enhorabuena.

Ten en cuenta que, si resides en España, por ejemplo, la venta de productos digitales tiene un tipo de IVA distinto al de la venta de servicios y si hablamos de formación, tres cuartos de lo mismo.

Así que si no quieres que “Hacienda llame a tu puerta”, más vale que hagas las cosas bien y que delegues a los profesionales que saben, aspectos tan delicados como estos.

Además, has de tener en cuenta que aspectos legales como el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos o la ley de Propiedad Intelectual, no te deberán ser ajenos.

Ponle una media de 25€/mes si lo contratas de manera on-line. Aunque al principio cobran un poco más por el tema de las altas, entorno a 50€.

Una de las plataformas de las que me han hablado es Infoautónomos, pero yo no la he probado, por lo que no puedo valorar su servicio. Hay muchas, solo es cuestión de encontrar la que mejor te encaje.

En este sentido, yo, que soy una auténtica apasionada del mundo on-line, he de decirte que tengo una asesora fiscal y otra legal de mi total confianza y a las que conozco personalmente y puedo llamar ante cualquier eventualidad.

En total llevamos la friolera de 892€ sin haber empezado a vender nada.

Pongamos que te saltas la parte de formación, cosa que yo no haría, por lo que serían 492€ de inversión inicial que no te quita nadie.

Que no se te olvide que las horas que tú dediques al desarrollo de tu negocio, has de ser capaz de cuantificarlas para dar un valor más exacto al coste real de tu proyecto cuando estás emprendiendo.

Lo que pasa es que eso siempre se nos olvida, pero no debería ser así, pues el tiempo que nosotros estemos invirtiendo en desarrollar nuestro proyecto, no estaremos dedicándolo a vender nuestro producto/servicio, por lo que hemos de ser capaces de ponerle un precio para calcular cuál será nuestro coste de retorno.

Pero bueno Marian, el título de tu post es “Cómo financié mi negocio sin vender mi alma al diablo (y de paso a ningún banco)” y aún no has mencionado ni una “miajita” sobre ello.

Era necesario ponerte en situación para que entendieses de un modo más sencillo el porqué de mi necesidad de disponer de un capital inicial para comenzar a emprender.

¿Cómo y de dónde saqué el dinero para auto-financiarme?

 

Quiero que sepas que todas y cada una de las cosas que te voy a exponer son reales y puestas en práctica por mí misma.

1.- Cuando el emprendimiento entró por mi ventana mis Armani salieron por la puerta:

Si has leído la página Sobre mí de la web de MOA, sabrás que en mi anterior profesión desarrollaba un puesto ejecutivo. Mi salario y mi gusto por la moda y la ropa de firma, me hicieron poseedora de un vestidor que ya querría Carrie Bradshaw de “Sex and the city” para sí.

Pero también tenía gran cantidad de ropa que sin ser de firma estaba prácticamente nueva.

Pues bien, tras plantearme el crear mi propia tienda de ropa de segunda mano on-line y todo lo que ello me comportaría, me puse a investigar y encontré varias páginas dedicadas a la venta de ropa de segunda mano.

La mayoría requerían de que fueses tú la encargada de fotografiar las prendas, subirlas para ponerlas a la venta en la página y realizar el posterior envío, una vez vendidas.

Esta opción no me resultaba nada práctica ya que mi tiempo debía dedicarlo a sacar adelante mi proyecto.

Así que hice una criba hasta llegar a:

  •  Micolet:

¿Qué es lo que me gusta de Micolet?

A diferencia de otras plataformas de venta de ropa de segunda mano on-line, tú únicamente te ocupas de preparar la ropa.

Has de verificar que esté en buen estado, con sus etiquetas, limpia y sin ningún olor extraño.

Disponen de un súper buscador para que puedas comprobar qué marcas son admitidas, pero ya te avanzo que son de lo más normal.

Para que te hagas una idea, marcas tipo Zara, H&M, Kiabi, Stradivarius, Miss Sixty, 7 for all roses, Bill Tornade … son admitidas, entre otras tantas.

Es importante que leas las condiciones de venta, pues según la marca y el estado de la prenda le podrán aplicar un valor de salida u otro.

Una vez tramitas la hoja de recogida que verás que es muy sencilla, fijas un día para la recogida y el servicio de mensajería se pondrá en contacto contigo al cabo de unos días para confirmar la hora. Sin ningún coste adicional para ti.

Solo tendrás que preparar el paquete siguiendo las instrucciones que te indican y cuando lo hayan recibido te enviarán un e-mail de confirmación (normalmente es de un día para otro, sin contar festivos, ni fines de semana). Nada más. Ni fotos, ni desplazamientos por tu parte para realizar el envío.

Ten en cuenta que el e-mail con la valoración suele tardar alrededor de 2 semanas, incluso puede que un poquito más dependiendo de su volumen de trabajo. Así que ten un poco de paciencia.

Al fin y al cabo, más paciencia has tenido manteniendo esas prendas en tu armario, ocupando un espacio y probablemente sin darles todo el uso que deberías.

Recuerda “el que algo quiere, algo le cuesta”.

Del precio de venta al público, Micolet se queda una comisión que no voy a entrar a valorar si es mucha o poca, pues para mi primó la facilidad de la gestión y que ellos se encargaban de todo.

Una frase que me gustó de su página de preguntas frecuentes fue:

“Al igual que a ti, no nos interesa venderla lo más barata posible”.

Si tu prenda está en buen estado y no muy desfasada, verás lo rápido que se vende.

A tener en cuenta:

  • Existe un número mínimo y máximo por envío, pero puedes enviar tantos paquetes/bolsas como quieras, avisando al servicio de mensajería.
  • Algunas prendas pueden ser rechazas por no cumplir con las estipulaciones para su puesta en venta. En ese caso te informarán de cuáles son las opciones que tienes
  • Los pagos de las prendas vendidas los realizan durante la primera semana de cada mes, y habrán tenido que pasar como mínimo 6 semanas desde el día de la venta. El plazo de 6 semanas es necesario para que puedan gestionar adecuadamente las devoluciones, en caso de que las hubiera.
  • Puedes recuperar las prendas que tengas a la venta si en algún momento te arrepientes, pero deberás leer atentamente las condiciones para su recuperación.

Aquí te dejo una imagen en la que podrás ver el estado actual de mi cuenta:

Pantallazo Micolet

Aquí te dejo el enlace por si quieres echarle un vistazo:

www.micolet.com

Otra opción para aquellas prendas más exclusivas es la siguiente:

  • Chicfy:

Esta plataforma, que puedes descargar en tu móvil mediante su propia app, da la sensación de ser un expositor de bloggers de moda que venden las prendas que ya no usan. Verás que hay fotos de una calidad impresionante, incluidas las de las propias vendedoras luciendo sus prendas.

Demasiado sofisticado para personas que no tenemos tiempo de fotografiarnos luciendo lo que vendemos.

Además eres tú la que has de encargarte de subir las fotos, categorizarlas y ponerles el precio. Si tienes un cierto volumen y poco tiempo, resulta tedioso.

A tener en cuenta:

  • Los envíos, si eliges la opción de envío por correo normal, los has de realizar tú personalmente.
  • La app está chula porque puedes seguir los armarios de otras personas y ellos el tuyo. Te llegan notificaciones cada vez que alguien te sigue o te pregunta por alguna prenda o complemento, así que casi se convierte en una Red Social.

Después de haberla usado, he de decirte que no soy muy fan de esta plataforma, porque requiere de mí demasiado tiempo y no le estoy viendo el retorno.

Imagen reloj vendido chicfy

Aquí te dejo el enlace por si quieres echarle un vistazo:

www.chicfy.com

2.- Cuando usas wallapop ya no hay stop:

A través de esta aplicación móvil vendo todo tipo de cachivaches, pero no me va mucho el rollo de tener que quedar con la persona para hacer la entrega personalmente o realizar el envío tú misma.

Cuenta, también, con que has de encargarte de hacer las fotos y la descripción, aunque me resulta mucho más fácil que Chicfy.

Importante: asume que vas a tener que entrar en el regateo si quieres vender.

Mi truco: aquellas cosas que me ocupan poco espacio, tipo relojes, bolsos pequeños, aparatos electrónicos … no estoy dispuesta a regatearlos mucho.

Ya parto de la base de que suelo poner precios bastante asequibles porque lo que me interesa es vender, pero para las cosas pequeñas y, que no me “molestan” demasiado, admito menos rebaja.

Imagen wallapop

Aquí te dejo el link por si te interesa:

https://es.wallapop.com

 3.- Y por último, tenemos las ventas express de cashconverters, dónde tú les envías las fotos de todo aquello que quieras vender y ellos hacen una valoración en base a lo que ven y a lo que les expliques del artículo (si funciona o no, si tienes la caja …).

Si llegas a un mínimo de 50€ y aceptas la valoración que ellos hagan, un mensajero te recogerá los artículos en tu casa y en 24 horas te harán el ingreso del dinero.

A tener en cuenta:

  • Este sistema es muy restrictivo con la gama de productos que son aceptados.
  • No te esperes grandes valoraciones.

En mi caso personal, no llegué a los 50€, por lo que no puedo darte más detalles míos, pero una amiga Orquestera ha hecho uso y está la mar de contenta.

Aquí te dejo el enlace:

https://ventaexpress.es

Quizás alguna de estas páginas o plataformas no operen en tu país de residencia, en ese caso, y si mis apreciaciones te han servido, no tienes más que buscar aquellas que sí funcionen y crear tu propio sistema.

Lo mejor es que adecúes tus expectativas y necesidades a cada uno de las plataformas que encuentres y sobre todo valorar qué tiempo querrás destinar a ello.

Espero que este post te haya resultado útil y si te ha gustado me dejes tus comentarios y lo compartas.

 

 

 

 

 

 

1Comentario
  • Pilar
    Publicado a las 22:43h, 28 septiembre Responder

    Lo veo muy útil, es bueno tener desde un principio la máxima información posible, igualmente sobre los gastos que vas a tener, para contar con ellos desde un principio.

Publicar un comentario

los 4 secretos del liderazgo femenino que impulsaran tu carrera hasta lo mas alto 2

Si deseas mejorar tus competencias de liderazgo para alcanzar tus objetivos profesionales más ambiciosos, te regalo mi e-book

“LOS 4 SECRETOS DEL LIDERAZGO FEMENINO QUE IMPULSARÁN TU CARRERA

HASTA LO MÁS ALTO”

brush-gold-30