CÓMO SOBREVIVIR A LA FAMILIA POLÍTICA EN NAVIDAD (Y SI ME APURAS TODO EL AÑO)

Handdrawn Christmas Flowers 2

» Un matrimonio excepcional no se da cuando se casa una «pareja perfecta». Se da cuando una pareja imperfecta aprende a disfrutar de sus diferencias». Dave Meurer.

Cada año me planteo la misma pregunta, desaparezco durante todas las Navidades a una isla desierta o me enfrento a la «bonita» experiencia de compartir mi tiempo con el resto del mundo? (y cuando me refiero al resto del mundo me refiero a la familia).

Obviamente que el hecho de no ser millonaria para poder perderme en una paradisíaca isla cual Robinson Crusoe a lo París Hilton (antes muerta que sencilla) influye en mi decisión final, pero también influye el hecho de que no voy a poder mantener esa postura durante el resto del año, pues aunque en una etapa de mi vida lo intenté, es imposible vivir en una burbuja eternamente.

Ante este dilema este año me he propuesto seguir una serie de parámetros que no son otra cosa que reflexiones que he ido acumulando a lo largo de los últimos años y que creo me están ayudando a abordar el ineludible momento con otra perspectiva.

Lo primero que he aprendido es la enorme importancia que tiene el priorizar a «tu familia» (la que tú has creado) frente al resto de familiares. En ocasiones nos olvidamos de que la Navidad, además de época para la reunión con seres más o menos queridos, también debe ser un punto de reencuentro con tus hijos y pareja, ya que, como mujeres orquesta, no disfrutamos de demasiados momentos en harmonía familiar (trabajo, obligaciones, estar estupendas o no )

Para mí es muy importante la planificación de los eventos a los que asistiré y a los que no, ya que definir con antelación cuáles serán las reuniones a las que sí iré y a las que rehusaré asistir, amablemente, comportará el cincuenta por ciento del trabajo que deberé realizar durante esta Navidad. Esto me lleva a la segunda parte y es comunicar cuanto antes a las respectivas familias (política y de origen) en qué momentos podrán gozar de mi «inestimable presencia» (léase en tono de humor) para evitar malos entendidos.

Todo esto me ha ayudado a definir el contexto de las diferentes situaciones en las que me podré encontrar desviando así el estrés que ello comporta. Si existen conflictos con la familia política es más fácil «capearlos» si ya he podido planificar previamente el momento en el que se podrán producir. Las pinturas rupestres representaban la visualización y contextualización del momento en el que los cazadores apresaban sus piezas. Nuestros primitivos ancestros tenían la creencia de que si plasmaban a través de sus pinturas el momento de la captura, tenían la mitad del trabajo hecho. Siguiendo este patrón, si soy capaz de ponerme en situación antes de que el acontecimiento navideño se lleva a cabo, seré capaz de intentar alcanzar mi zona de confort en ese contexto más fácilmente. 

No obstante, es importante señalar que si los conflictos se hayan enquistados y si el decir no asisto no es una opción, debemos limitar el tiempo de nuestra visita. Como se suele decir, «lo bueno, si breve, dos veces bueno». Y sobre todo, llegados al caso de que  no logremos evitar que salte la chispa, llevar definido con tu pareja cuál será el plan de actuación. Consensuar las decisiones que se llevarán a termino tales como irse o no entrar o si se entra para marcar los límites, cómo hacerlo.

En general cuando no nos sentimos cómodas en las reuniones con nuestra familia política tendemos a sentir que es porque nos están evaluando. No cojas así al niño, le das eso de comer? no le has quitado aún el chupete? Ante esto no puedo más que decir que el «tragar» no os llevará más que a comportamientos artificiales que tarde o temprano acabarán por desvanecerse ya que es muy difícil mantener una doble personalidad en el tiempo. Ante esto es importante practicar la asertividad y definir cuáles serán aquellos temas que para ti serán intocables y para los que no estarás dispuesta a escuchar monsergas. Y como la idea es no entrar en confrontación la mejor opción es no dar importancia y utilizar el sentido común. Tu hijo es tuyo y la mejor manera de demostrar que sientes que lo estás haciendo bien es cortando el tema, no dando explicaciones y haciendo caso omiso. Para esto es importante que tu pareja te apoye y que consensuéis que la educación de vuestros hijos solo os concierne a vosotros (aunque ocasionalmente podáis admitir sugerencias).

Y por último, no entrar en el chantaje emocional. Es el talón de Aquiles de muchas relaciones. La culpa, que en muchas ocasiones arrastramos, acaba por minar nuestras decisiones conscientes de tal manera que nos acabamos convirtiendo en lo que los demás esperan. No hagas ni dejes que te hagan chantaje emocional. Si decides no asistir a un determinado evento porque la situación te resulta extremadamente incómoda o porque simplemente optas por celebrarlo a puerta cerrada en tu casa, no debes sentirte culpable. El tomar las riendas en determinadas situaciones puede ser de lo más saludable y liberador.

Siempre, siempre, intenta sacar el lado positivo porque seguro que te ayuda a fortalecer tu postura.

Fuente foto: <a href=»http://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/navidad»

Sin comentarios

Publicar un comentario

los 4 secretos del liderazgo femenino que impulsaran tu carrera hasta lo mas alto 2

Si deseas mejorar tus competencias de liderazgo para alcanzar tus objetivos profesionales más ambiciosos, te regalo mi e-book

“LOS 4 SECRETOS DEL LIDERAZGO FEMENINO QUE IMPULSARÁN TU CARRERA

HASTA LO MÁS ALTO”

brush-gold-30