MEDIOCRES AL SERVICIO DEL ESPÍRITU EMPRENDEDOR

Sigo con atención algunos blogs y páginas de personas que hablan a cerca de emprendimiento, lo que supone, lo que no supone, lo que debes hacer y no hacer, la revelación que sufrieron para lanzarse al mundo del emprendimiento y la verdad es que todos me suenan a lo mismo.

De hecho puedo decirte que durante mi descanso vacacional, he analizado con detalle algunas de las coincidencias que mantengo con algunos de ellos y si te soy sincera me siento un tanto asombrada.

Y ¿por qué? muy fácil, en la mayoría de esos casos el emprendimiento ha sido una decisión fruto del hastío personal, de la insatisfacción profesional y del deseo de abandonar una vida con la que no se identificaban. Esto me demuestra la cantidad de personas que han acabado hasta el moño de sus vidas y de sus trabajos. Hablan de cómo el emprender les ha cambiado la vida y de cómo ahora pueden desarrollarse plenamente a nivel personal y profesional.

No sé, quizás soy la manzana podrida del cesto, pero el emprendimiento para mi, no debe ser una huida hacia delante, sino una circunstancia más en la vida que debe ser meditada.

Yo estuve más de un año planificando hacia donde quería ir antes de empezar en el mundo del emprendimiento y no era mi única opción. Primero hube de recomponerme, resituarme y valorar qué era lo que quería, más allá de poder tener más tiempo para cuidar de mi hija (que también).

Veo como hay personas que abren un blog sin planificación alguna, esperando que por escribir sobre marketing, desarrollo personal y emprendimiento les empiecen a caer los clientes.

Leyendo y releyendo sus historias me doy cuenta de que estaba perdiendo mi esencia. Es decir, yo hablo de emprendimiento, de desarrollo personal, sufrí una revelación (como yo digo), pero ni por el forro lo vendo como lo mejor que me ha podido pasar en la vida, porque no lo es. Convertí en oportunidad mi desgracia, como siempre digo, pero si mi vida ahora fuese tan fantástica probablemente no necesitaría trabajar.

Emprender y hacerlo en el ámbito digital, es muy duro, porque hay otros que llegaron antes que tú, porque hay otros que sin experiencia previa demostrada en el ámbito profesional (aquí hasta el más pintado tiene un blog y pretende venderte la vida ideal) se atreven a decirte lo que tú tienes que hacer para tener éxito, cuando no llegaron a sobre salir en sus trabajos previos.

Y ¿ por qué creo que había empezado a perder mi esencia? Porque MOA nació con el firme propósito de ayudar a otras mujeres a desarrollar su talento a través del emprendimiento y a hacerlo de un modo sencillo, sin florituras, sin querer vender una moto que ni yo misma compraría. Y ¿qué estaba planteándome hacer? Hablarles de una manera con la que no me identificaba para que cuando se me buscase por un determinado tema en Google se me encontrase. Y no es que no quiera que se me encuentre, lo que no quiero es que me encuentre aquel que no habla mi mismo idioma.

Tengo un modo bastante particular de ver las cosas y estaba perdiéndolo en pro del deseo de llegar a la gran masa. Pero nunca me ha importado la gran masa por lo que sería absurdo empezar a que me importase ahora.

Creo que hay mensajes que pueden ser comunes a la hora de emprender (no he venido a descubrir América yo tampoco), pero al igual que nos salvaguardamos en el mundo físico (vamos a llamarlo así) de conocer a las personas que nos rodean, ¿por qué no hacerlo también en el virtual?

La última entidad financiera para la que trabajé desarrollando un puesto de dirección, me hizo firmar, junto con el contrato de trabajo, un documento para autorizar a una empresa dedicada a la investigación forense a verificar mi currículum y credenciales. Sí, tal cual lo lees. No te estoy hablando de la serie CSI, sino de la vida real.

Al principio me chocó pues nada más y nada menos que les estaba autorizando a investigar hasta la talla de zapatos que calzaba (por decir algo fino), pero por otro lado y, tras una breve reflexión (no me hizo falta mucho), me di cuenta de que era una buena manera de evitar el fraude.

El fraude en un currículum que podía parecer brillante y no serlo, el fraude en unas credenciales que podían ser falsas, el fraude en unos objetivos logrados que podían no ser ciertos y en definitiva, el fraude sobre la contratación de un profesional cualificado sin serlo.

Así que esto me lleva a la siguiente conclusión, todos tenemos derecho a emprender, a aprender sobre la marcha y a querer ayudar a otras personas a conseguir el tan ansiado estilo de vida deseado, pero, por favor, un poco de seriedad.

No pretendas alzarte como el súper profesional capaz de guiar a las masas cuando ni tan si quiera has liderado equipos o proyectos, ni tienes idea de cómo abordar un proceso complejo como ese. No des consejos sobre cómo superar las diferentes fases del emprendimiento cuando vagas a través de otros blogs pidiendo ayuda para que te resuelvan los problemas que tú pretendes resolver a tus clientes. Sé honesto y di, hasta aquí puedo llegar y si para lo que no llegas tienes la capacidad de derivar, tus clientes te lo agradecerán.

Siempre digo que uno nunca deja de aprender y que debes ser plenamente consciente de dónde estás en cada momento, pero seamos justos con lo que hacemos en el momento que lo hacemos.

A veces no sirve con aprender muy bien la teoría y recitarla después como un papagayo en tu blog (o copiarla, porque los hay que lo hacen), sino que se trata de fijar tus propios objetivos, rodearte de los profesionales que te ayuden de un modo claro a conseguirlos y no dejar que el dorado mundo del emprendimiento te refleje algo que no existe. El que triunfa es porque se lo ha currado y mucho.

En cada una de las entrevistas que me han hecho sobre emprendimiento, lo he dicho, emprender es un trabajo más y sin compromiso, planificación y estrategia, por pequeño que seas, fracasarás. Y no es que debas tener miedo al fracaso porque de él se aprende, y mucho, sino que cuentes con ello inevitablemente si no haces las cosas paso a paso.

Rodéate de aquellos profesionales que puedan ayudarte en tu misión porque además de comprenderte, porque lo hayan pasado antes que tú, sepan lo que hacen o bien por su experiencia profesional previa o bien por su trayectoria en el desarrollo de su negocio propio.

¿Qué te parece? ¿te has encontrado con algún “gurú” capaz de solucionar tu vida?

Déjame tus comentarios aquí debajo.

 

 

Sin comentarios

Publicar un comentario

los 4 secretos del liderazgo femenino que impulsaran tu carrera hasta lo mas alto 2

Si deseas mejorar tus competencias de liderazgo para alcanzar tus objetivos profesionales más ambiciosos, te regalo mi e-book

“LOS 4 SECRETOS DEL LIDERAZGO FEMENINO QUE IMPULSARÁN TU CARRERA

HASTA LO MÁS ALTO”

brush-gold-30