RETOS Y DESAFÍOS DE LA MUJER EMPRENDEDORA EN PLENO SIGLO XXI

“Un tercio de los autónomos en España son mujeres, y su ritmo de crecimiento dobla el de los varones. En concreto, hay 608.790 mujeres autónomas, un 34% del total de 1,7 millones de trabajadores por cuenta propia activos, según un estudio sobre ‘Empresarios Individuales’ realizado por Informa D&B a finales de 2015.

Aun así, y con estas cifras en la mano, se observa que existen mayores barreras cuando se es mujer y emprendedora, que cuando se es un hombre.

Ser autónomo en este país no es nada fácil. Aunque son el colectivo que crea más empleo, junto con la pequeña empresa, son el menos protegido por la Seguridad Social y el peor tratado de manera recurrente por Hacienda.

A través de Mujer Orquesta al Aparato (MOA), que cree que con el objetivo de dar apoyo y mentoring a todas aquellas mujeres valientes que deciden emprender pese a las dificultades y el poco amparo gubernamental, he conocido las dificultades a las que se enfrentan diariamente cientos de mujeres luchadoras.

Es necesario que se  produzca un cambio real y positivo en sus situaciones, y eso solo se conseguirá si se toman las decisiones adecuadas”.

Con estos datos en la mano, di luz verde a mi plataforma #luchaemprendedora a través de la cuál recogí una serie de medidas específicas y aterrizadas. Sin dobleces y sin desagradables sorpresas, que pretendía fuesen escuchadas en el Congreso de los Diputados.

A día de hoy y pese a mis esfuerzos, la reforma de la Ley del Emprendedor sigue sin ser aprobada.

¿ Cuáles son las principales barreras a las que se enfrenta la mujer emprendedora hoy en día?

 

1.- El hogar:

Sin duda éste es el primer escollo a salvar cuando una mujer decide lanzarse a la carrera de fondo que supone el emprendimiento.

Porque emprender significa dedicarse en cuerpo y alma a desarrollar una idea, ponerla en marcha y convertirla en un modo de vida. Sin perder de vista que el objetivo principal de esto debería ser pasar del autoempleo a la creación de un negocio escalable.

Desde luego los datos que se desprenden del informe “Cómo ser emprendedora y no morir en el intento” , son muy claros, el 70% de las tareas del hogar las continua asumiendo en gran parte la mujer, por lo que el gran reto será reorganizar trabajo y familia.

Además, un número creciente de investigaciones sugiere que las emprendedoras se encuentran en desventaja frente a los hombres en la misma situación debido a que carecen de redes sociales y familiares adecuadas y eficientes a la hora de emprender.

2.- La crisis financiera:

Existen mayores dificultades o barreras a las que se enfrenta el emprendimiento femenino a la hora de acceder a la financiación y cuentan con un menor apoyo institucional.

La tan temida crisis, ha concentrado el desarrollo profesional de la mujer en sectores menos productivos, como la administración pública, el comercio y la hostelería.

Eso sin tener en cuenta aquellos sectores dedicados esencialmente al cuidado del hogar y de las personas (sociosanitario, educación).

Todo esto a tenor del informe de la Fundación Primero de Mayo.

3.- Las barreras mentales:

Como diría mi madre, “con la iglesia hemos topado”. A las mujeres nos cuesta mucho más asumir riesgos. Nunca nos sentimos los suficientemente preparadas por lo que tendemos a postergar el avance en nuestras carreras profesionales y si encima estás emprendiendo esos temores se multiplican.

4.- Red de apoyo:

Tal y como comentaba al principio, la herencia que recoge el rol de la mujer, suele relegarla, en mayor medida, al cuidado del hogar y de los hijos, lo cual dificulta de manera exponencial su desarrollo profesional.

Está claro que si no se dispone de una red de apoyo, ya sea familiar para el cuidado de los hijos, o profesional, delegando algunas tareas del hogar en una tercera persona, llega a ser insostenible dedicar el tiempo suficiente al desarrollo de tu idea de negocio.

5.- Financiación:

 El acceso a la financiación, tanto desde la vertiente privada como institucional, suele ser muy complicada. A pesar de que los negocios liderados por mujeres son más duraderos en el tiempo, suelen ser de menor envergadura.

 ¿A qué es debido?

Básicamente es difícil desarrollar un start up que casi requiere de tu tiempo unas 16 horas al día, cuando además has de encargarte del cuidado de tus hijos y de las tareas del hogar.

No tiene más misterio.

Las cargas personales impiden que la dedicación de la mujer a su negocio sea menor, por lo que eso irá en detrimento de su escalabilidad. Su techo de facturación impedirá que pueda acceder a líneas de crédito más elevadas o directamente no tendrá ni acceso.

6.- Formación:

Si hay algo que he aprendido a lo largo de mi carrera profesional es que la formación es algo indispensable. Si pretendes seguir creciendo como profesional dando lo mejor de tus capacidades, es esencial que no dejes de formarte.

Es cierto que existen programas promovidos desde las instituciones públicas, dedicados al desarrollo del emprendimiento femenino, pero, desde mi punto de vista, se hacen del todo insuficientes y suelen tener un nivel muy básico.

Esto me lleva a la siguiente conclusión y es que, si no dispones de un capital para avanzar en tu formación, difícilmente podrás ponerte al nivel de exigencia que tú misma te habrás impuesto. Y al final, eso se traducirá en una enorme frustración.

En este sentido te aconsejaría que eligieses los programas formativos con esmero y que no te dejases imbuir por la premura de capacitarte para todo.

Si no eres informática, pero quieres montar un blog, mi consejo, después de echar horas y horas, es que aprendas lo básico para entender cómo funciona y te dediques a desarrollar tu idea de negocio. Delega este tipo de tareas a verdaderos profesionales que te facilitarán el trabajo, y lo que es más importante, la vida.

7.- Auto-exigencia:

Hay una frase que he leído y oído como un mantra a muchos emprendedores: “mejor hecho que perfecto”. Y no les quito razón.

La mujer suele ser muy perfeccionista y controladora (de ahí lo de Mujer Orquesta al Aparato), por lo que le cuesta soltar “lastre”. Algo que a priori puede sonar fantástico, porque denota nuestro lado más responsable, acaba convirtiéndose en una verdadera losa. Como te lo cuento.

Dar vueltas a algo para acabar de perfilarlo una y otra vez, puede hacer que te quedes bloqueada y no avances. Así que, permíteme un consejo, respira y date la oportunidad de seguir mejorando sobre la marcha.

8.- Los juicios de valor de nuestro entorno:

Sobre este asunto escribí un post monográfico porque hay tema para dar y vender.

Es fácil escuchar de tus “amigos”, familia e incluso de tu pareja, las palabras “estás loca”.

Estás loca:

  • Porque dejas un trabajo estable, si es el caso (aunque sea una decisión meditada y te ayude a sentirte mejor a nivel personal y profesional).
  • Porque no es seguro que te llegues a ganar la vida de manera que puedas pagar las facturas (parece ser que eso es lo único importante en la vida. Es importante, sí, pero no lo único).
  • Porque capitalizar el paro para emprender, si es el caso, es una locura. Vamos que parece ser que es mejor esperar a que llamen a tu puerta con un empleo que buscar la manera de generar un negocio propio.
  • Porque ¿cómo te lo vas a montar para trabajar desde casa?, si es el caso.
  • Porque la hija de la vecina lo hizo y tuvo que cerrar el negocio porque no ganaba ni para pipas.
  • Ésta es la que más me gusta: ¿ dónde vas ahora si llevas toda la vida haciendo lo mismo ? (y por eso estoy hasta el moño, señoras y señores).
  • Etc, etc, etc.

Y para ti ¿cuáles han sido tus desafíos como mujer emprendedora? Da rienda suelta a tu verborrea y explícame a qué dilemas te has tenido que enfrentar.

Quizás entre todas podamos hacer “terapia”.

2 Comentarios
  • Brumelia Martínez
    Publicado a las 18:39h, 07 diciembre Responder

    Me encanta tu Web, Me parece muy dinámica, variada además de formativa, clara y precisa.

    Gracias

    • admin
      Publicado a las 17:38h, 16 octubre Responder

      Muchas gracias 🙂

Publicar un comentario

los 4 secretos del liderazgo femenino que impulsaran tu carrera hasta lo mas alto 2

Si deseas mejorar tus competencias de liderazgo para alcanzar tus objetivos profesionales más ambiciosos, te regalo mi e-book

“LOS 4 SECRETOS DEL LIDERAZGO FEMENINO QUE IMPULSARÁN TU CARRERA

HASTA LO MÁS ALTO”

brush-gold-30